Bioresiduos: todo lo que tu empresa puede ganar aprovechando residuos orgánicos

Posteado el 31 de enero de 2024
10 minutos para leer

Más de 2,000 millones de toneladas de residuos se recolectan anualmente, y el 45% de ellas no se gestiona correctamente, provocando grandes problemas en la conservación del medioambiente, la salud de las personas y la rentabilidad de las empresas. Debido a esto, es urgente disminuir su generación y aprovecharlos eficientemente, en este artículo te diremos cómo lograrlo con los bioresiduos o residuos orgánicos. 

Contenido

¿Por qué es importante para las empresas aprovechar los bioresiduos o residuos orgánicos?

¿Cómo reutilizar residuos orgánicos o bioresiduos?

¿Por qué es importante para las empresas aprovechar los bioresiduos o residuos orgánicos? 

La situación climática actual nos lleva a cambiar nuestras formas de producción y consumo para hacerlas más sustentables, siendo una de las claves para lograrlo, la conjunta búsqueda de fuentes alternativas de energía y una gestión inteligente de los residuos y, a su vez, impulsar la Economía Circular. 

Ambas acciones reducirán los impactos ambientales de estas situaciones de emergencia: 

Emisiones de gases de efecto invernadero (GEI)

La generación de energía es responsable de ⅔ de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) a nivel mundial, ya que el 80% de su producción depende de la utilización de combustibles fósiles, los mayores generadores de dióxido de carbono (CO₂). 

Mientras que la descomposición de residuos, sin ser tratados de forma óptima, representa el 5%; provocando, al mismo tiempo, la contaminación del aire, el suelo y el agua debido a la libración de estos gases y de líquidos denominados lixiviados. 

Desperdicio de alimentos y sobreexplotación de recursos

La Organización de las Naciones Unidas, señala que una tercera parte de la comida producida se desperdicia o estropea en espera de ser consumida. Como consecuencia, se requieren mayores cantidades de alimentos y esto implica aumentar la explotación de materias primas para su elaboración y, desafortunadamente, un mayor volumen de residuos. 

Además de solventar las emergencias medioambientales anteriores, el aprovechamiento de bioresiduos o residuos orgánicos trae grades beneficios para las empresas, y te diremos cómo conseguirlos. 

Descarga gratis la infografía: Bioresiduos cómo su aprovechamiento hace a tu empresa más rentable

¿Cómo reutilizar residuos orgánicos o bioresiduos?

Para lograr reducir el volumen de tus residuos considera las siguientes medidas:

Identifica los tipos de residuos que genera tu empresa de acuerdo con la normatividad vigente

En México, la Ley General para la Prevención y Gestión Integral de los Residuos establece una clasificación de los residuos, las bases para realizar un manejo integral de los mismos en beneficio de los ecosistemas y las personas, desarrollada de la siguiente manera: 

  • Residuos Sólidos Urbanos 

Son producto de las actividades cotidianas de las personas y recolectados desde sus casas, la vía pública y algunos establecimientos.

  • Residuos peligrosos

Los residuos, embalajes y recipientes que los contienen de este grupo deben ser inflamables, corrosivos, biológicos-infecciosos, reactivos, tóxicos o explosivos.

  • Residuos de manejo especial

En esta categoría se recopilan todos aquellos residuos que no se consideran sólidos urbanos ni lo suficientemente peligrosos, entre los cuales podemos mencionar: 

  1. Generados en centros comerciales o tiendas departamentales.
  2. Restos de aparatos electrónicos o producidos dentro de la industria informática. 
  3. Lodos obtenidos durante el tratamiento de agua residual. 
  4. Provenientes de espacios dedicados al transporte como terminales, aeropuertos, aduanas y puertos. 
  5. Producidos durante la prestación de servicios de salud y en centros de investigación, a excepción de aquellos que se consideren como biológicos infecciosos. 
  6. Originados en actividades agrícolas, silvícolas, forestales, ganaderas, pesqueras y avícolas. 
  7. Como resultados de la demolición, construcción y mantenimiento de edificios.
  8. Pilas que contengan sustancias, dentro de los límites permitidos, como níquel, manganeso, mercurio, plomo, zinc, litio o cadmio. 
  9. Neumáticos usados. 

Siguiendo esta misma línea, es necesario conocer otras normas mexicanas relacionadas con el manejo de residuos de acuerdo con la manera en que se clasifican: 

  • NOM-083-SEMARNAT-2003: se centra en regular la gestión de residuos producidos en servicios de salud. 
  • NOM-052-SEMARNAT-2005: específica los parámetros para identificar residuos peligrosos y las medidas requeridas para su manejo óptimo. 
  • NOM-161-SEMARNAT-2011: establece las directrices para clasificar y gestionar los residuos de manejo especial. 

Una vez que tengas identificadas las normas y leyes que regulan el manejo de los residuos, es momento de diseñar el plan de gestión de residuos para tu empresa. 

Identifica los tipos de residuos orgánicos que genera tu empresa de acuerdo con la normatividad vigente

Construye un plan de gestión de residuos que se ajuste a tus necesidades

Gestionar de forma eficiente los residuos de tu empresa busca los siguientes objetivos: 

  • Alagar la vida útil de los materiales. 
  • Reducir la producción de residuos por medio de su reutilización. 
  • Minimizar los daños al medioambiente que provocan las grandes cantidades de residuos. 
  • Contar con fuentes de energías alternas, que contaminan menos, gracias a su aprovechamiento. 

Teniendo en cuenta estos aspectos, la gestión integral de los residuos comprende las siguientes fases:

  • Recuperación y recolección

Como su nombre lo indica, los residuos son recolectados en donde son generados y depositados, por ejemplo, dentro de tu empresa, para que sean trasladados. En esta etapa, es muy importante que fomentes entre tus colaboradores la correcta separación de los mismos para eficientar el proceso.

  • Transporte

Los residuos son llevados a centros de clasificación y valorización, donde son pesados y separados, tomando en cuenta sus características y la manera más adecuada para aprovecharlos al máximo.  

  • Valorización 

En esta etapa, los residuos son separados basándose en cómo pueden ser reutilizados: como materia prima de procesos de producción o para la generación de energía. Por lo tanto, podemos distinguir entre dos tipos de valorización: 

  1. Material 

Donde se busca la obtención de cartón, envases, papel, vidrio, metal o materia orgánica para su reutilización dentro de líneas de producción. 

  1. Energética 

Tiene como objetivo agrupar los residuos que, al someterlos a diferentes procesos, brindan energía. 

  • Disposición final o eliminación 

Cuando los residuos no son aptos para ser reutilizados en ninguna de las formas que se han mencionado, se llevan a espacios donde serán almacenados de manera que no afecten al medioambiente o, si es el caso, son destruidos por medio de diferentes métodos de eliminación. 

Una vez aclarado esto, es momento de diseñar tu plan de gestión de residuos considerando estos factores: 

  • Identificación y estimación de los residuos que produce tu empresa: de esta forma es posible conocer si requieres tratamientos más especializados por el volumen generado o la clase de residuos generados. 
  • Fijación de objetivos: es importante dejar establecidos los procedimientos y cantidades de residuos que serán aprovechados, por ejemplo, especificar que cierto porcentaje será reintegrado a procesos de producción y el resto, llevado a un sitio de disposición final. 
  • Descripción especifica del proceso de gestión: consiste en detallar cada paso del plan de residuos, desde cómo serán recolectados, los tratamientos que se emplearán y lo que se hará con sus subproductos. 
  • Establecimiento de los datos de seguimiento: ya que se han establecido los objetivos del plan de gestión, es necesario definir los datos con los cuales se tendrá la certeza de que se está cumpliendo con los mismos. 

Elige los tratamientos de residuos más adecuados

Es uno de los aspectos más relevantes para aprovecharlos al máximo. Al momento de trazar el plan de gestión de tu empresa es necesario que tomes en cuenta las indicaciones de las normas especializadas en este tema y tus metas de sostenibilidad. 

Estos son algunos de los tratamientos de residuos más comunes:

  • Compostaje  

Comprende un conjunto de procedimientos donde se requiere de la presencia de oxígeno, diferentes niveles de temperatura y de microorganismos que se alimentan de la materia orgánica de los residuos. 

Como resultado, se obtiene un fertilizante nutritivo que disminuye la introducción de químicos en el suelo. 

  • Biometanización

También se le conoce como digestión anaeróbica, consiste en mezclar los residuos orgánicos con un líquido de proceso para después ser colocados dentro de un biodigestor sellado. 

En ausencia de oxígeno, los residuos comienzan a descomponerse, mientras liberan biogás, —compuesto por dióxido de carbono, CO₂ y metano, CH4—, el cual es aprovechado para la generación de electricidad, calor, vapor o para conectar de forma directa a una red de distribución. 

El subproducto que se obtiene de este proceso se conoce como digestato, una pasta acuosa que se trata y se convierte en abono orgánico rico en nutrientes.

  • Bioconversión

Son una serie de procesos por los cuales restos orgánicos son transformados en alimentos nutritivos y balanceados para animales como peces y camarones criados en granjas.  

  • Gasificación 

Requiere de residuos que estén compuestos por una gran cantidad de carbono como el papel, plásticos y los residuos orgánicos. Utilizando energía termoquímica son transformados en gas de síntesis, que permite generar electricidad. 

  • Incineración 

Implica la combustión de los residuos para el aprovechamiento del calor, vapor, calefacción y energía. 

  • Pirólisis

Se trata de la transformación termoquímica de materiales orgánicos sin oxígeno. De este proceso se obtiene gas de síntesis (cuyas características son distintas al generado por la gasificación, pues la temperatura varía en ambos procesos), residuos sólidos y gaseosos que pueden emplearse para la generación de energía o dentro de los hornos cementeros.

  • Disposición final

Como te hemos mencionado en párrafos anteriores, los residuos que han sido descartados para ser reciclados o aprovechados por su valor energético, son enviados a espacios específicos para su disposición final, como los rellenos sanitarios, que son muy diferentes a los vertederos a cielo abierto. 

Un relleno sanitario es una infraestructura diseñada para depositar los residuos sin que las sustancias que provienen de su descomposición afecten al medioambiente. Para ello, se cavan e impermeabilizan celdas en un terreno donde todos los días son depositadas cantidades limitadas de residuos. 

Cuado se llega a su máxima capacidad, la celda es cerrada y vigilada por varios años y por medio de una red de túneles se obtiene lixiviado y biogás, para su utilización como una fuente de energía. 

Aprovecha tus residuos orgánicos o bioresiduos de manera óptima

Como podrás notar, los residuos pueden tratarse y clasificarse de distintas maneras, la clave para obtener grandes beneficios para tu empresa es realizar lo que se adapten a tu proceso de producción y cuyos subproductos lo optimicen, como lo hacen los bioresiduos. 

Los bioresiduos o residuos orgánicos, son fracciones de materia orgánica que se originan en actividades de industrias, como la forestal, agrícola - ganadera y de alimentos, algunos de ellos pueden ser los siguientes:

  • Agrícolas

Comprenden los restos de procesos en la fabricación de alimentos y bebidas, por ejemplo el bagazo de plantas, frutas y verduras; así como la hojarasca, poda y otros fragmentos de cultivos leñosos y herbáceos. 

  • Ganaderas

Incluyen desechos como el estiércol, purines u otras excreciones que produce el ganado; así como el agua que se emplea para la limpieza de las instalaciones, instrumentos y los restos de las camas, que incluyen aserrín o paja.

  • De la industria alimentaria

Contempla la materia orgánica que se retira para la elaboración de alimentos, como las hierbas para hacer infusiones o los granos de café; cáscaras de huevo o de frutas; los restos de la carne, como huesos, piel o intestinos de aves, reses o mariscos. 

  • Forestales

Son producidos a partir del mantenimiento de zonas verdes y la extracción de madera en espacios regulados.

Tipos de bioresiduos o residuos orgánicos

Todos ellos, representan una fuente de energía renovable, que no contamina y que involucra costos mucho más bajos tanto en la generación de energía como en el manejo de residuos, si son aprovechados con alguno de estos métodos: 

  • Producción de biocombustibles

Los residuos orgánicos son la materia prima para elaborar biocombustibles, una alternativa más barata y menos contaminantes que los combustibles de origen fósil; se agrupan en generaciones con base en el tipo de materia orgánica empleada para su elaboración: 

  1. Primera generación: se emplean materiales como la grasa animal, aceite vegetal o el azúcar.
  2. Segunda generación: se extraen de la biomasa conocida como lignocelulosa, que es un material orgánico seco y está compuesto por lignina, hemicelulosa y celulosa, de ahí su nombre. Es el material de origen vegetal más abundante para la generación de biocombustibles.
  3. Tercera generación: para desarrollar los biocombustibles de este grupo se emplean algas cultivadas en agua residual, dulce o salada.

Estos son algunos de los biocombustibles más comunes: 

  • Bioetanol

Es un alcohol que se produce mediante la fermentación de la caña de azúcar, cereales o raíces. Esta fuente de energía renovable produce un 90% menos de CO₂, en comparación con el diésel, y puede utilizarse para el transporte, la generación de energía eléctrica o calor.

  • Biodiésel

La transesterificación es la acción química mediante la cual se genera biodiésel, que es un líquido muy similar al diésel, usando grasa de animales y aceites vegetales. En comparación con el combustible original, reduce en un 60% los niveles de CO₂.

  • Biogás 

Generado a partir de la digestión anaeróbica de residuos orgánicos, emite un 20% menos de dióxido de carbono en comparación con el diésel. 

  • Cogeneración 

Es la producción simultánea de calor y electricidad con la ayuda de gas y vapor. Cuando se opta por emplear este último, el flujo de vapor se transforma en energía mecánica gracias a una turbina que puede ser impulsada con bioresiduos.

  • Calor y vapor

Si la biomasa se quema en calderas, produce estos tipos de energía que pueden integrarse en distintos momentos de tus procesos de producción, tal es el caso del calentamiento de agua u otra clase de sustancias. 

  • Electricidad 

A partir de la producción de vapor por el calentamiento de la biomasa, es posible mover la turbina de un generador que transforma esta acción en energía eléctrica.

Beneficios del aprovechamiento de los residuos orgánicos o bioresiduos

Gracias a la gestión eficiente de tus residuos en general y de tus bioresiduos en particular, lograrás obtener beneficios como:

  • Producir energía renovable y que contamina menos 

Como lo hemos mencionado, a partir de los bioresiduos se producen diferentes biocombustibles que permiten disminuir el uso de combustibles como el petróleo, gas natural y carbón, cuyo abastecimiento escasea cada vez más, provocando la elevación de sus precios. 

El aprovechamiento de bioresiduos para la generación de energía es una solución que te permitirá reducir tus costos energéticos. 

  • Disminuir tu huella de carbono 

Actualmente, el dióxido de carbono representa el 74% de los gases de efecto invernadero presentes en la atmósfera, principales causantes del cambio climático. Por este motivo, es sumamente relevante la aplicación de metodologías como el GHG Protocol para identificar las emisiones que tu empresa genera: 

  1. Alcance 1: son las emisiones directas que provienen de los procesos de producción, por ejemplo, en la combustión de calderas.
  2. Alcance 2: es el conjunto de emisiones indirectas y están relacionadas con la electricidad consumida y adquirida.
  3. Alcance 3: al igual que en el punto anterior, se trata de emisiones indirectas, pero que ocurren fuera de tus instalaciones y no puedes controlar. 

Con la generación de energía a partir de los residuos orgánicos tienes la posibilidad de minimizar las emisiones de alcance 1 y 2. 

  • Impulsar la Economía Circular 

El modelo económico de producción y consumo de la Economía Circular, busca la extensión de la vida útil de los materiales para evitar el desperdicio, la sobreexplotación de los recursos y su elevado precio. 

En el caso particular de tu empresa, implementar prácticas relacionadas con la Economía Circular, eficientará tus procesos, pues al reutilizar materias primas, se disminuye la cantidad de adquisición de las mismas y de los residuos. 

  • Acceder a una fuente de energía sostenible, rentable y asequible

En contraste con los combustibles tradicionales, los bioresiduos son abundantes y su precio no es variable: lo que facilita la continuidad de tus operaciones.

Beneficios de aprovechar residuos orgánicos

Encuentra a tu proveedor con valor añadido para la gestión eficiente de tus residuos

Ahora que ya conoces las ventajas que implica la gestión de residuos orgánicos, es momento de buscar a un aliado estratégico, especialista en soluciones innovadoras, que te brinde un valor agregado; considera los siguientes aspectos para ello: 

  • Búsqueda de referencias 

Ya sea a través de sitios especializados sobre soluciones para la gestión de residuos o por medio de referencias de otras empresas y asociaciones, investiga sobre prestadores de servicio especializados en soluciones medioambientales.  

De esta forma, podrás obtener información de primera mano sobre la experiencia de trabajar con esta clase de empresas. 

  • Contrasta las certificaciones y experiencia de la empresa

Al momento de buscar un aliado para la gestión de tus residuos, debes cerciorarte que sus servicios se apegan a las normativas nacionales e internacionales vigentes; así evitarás cualquier tipo de sanción.

Ligado con lo anterior, es de suma importancia revisar cómo presta sus servicios, el nivel de calidad, la tecnología con la cuenta, si ha trabajado con otros negocios dentro de tu mismo sector y el nivel de satisfacción de los mismos.

También toma en consideración las certificaciones de las empresas que estás considerando, con ellas tienen una certeza de que su trabajo es de calidad y no impacta de manera negativa al medioambiente. 

  •  Coteja los servicios que ofrece 

La principal característica más sobresaliente que debes considerar en este punto es que el proveedor de soluciones medioambientales te ofrece una gestión integral de los residuos que generas, abarcando: 

  1. Recuperación y recolección
  2. Transporte 
  3. Valorización
  4. Disposición final o eliminación

Además, es necesario verificar servicios adicionales relacionados con la trazabilidad de tus residuos: la cantidad que produces y el porcentaje que es aprovechado y de qué manera; igualmente, es de gran valor que brinden asesorías para aumentar la sostenibilidad de tus procesos. 

  • Evalúa su tecnología y procesos 

Un proveedor con valor agregado debe contar con tecnología innovadora, que se adapte a tus necesidades y optimice la gestión de residuos para hacerla mucho más asequible. No dudes en pedir una explicación detallada sobre cómo se lleva a cabo un proceso o sus mejores casos de éxito. 

Guía para Aprovechar al máximo tus residuos orgánicos

¡No hay tiempo que perder! Comienza a aprovechar tus residuos orgánicos o bioresiduos y logra mejorar la rentabilidad de tu empresa, mientras avanzas hacia la Transformación Ecológica. 

¿Deseas conocer más acerca de los beneficios de manejar eficientemente tus recursos? Continúa explorando nuestro contenido que te será de gran utilidad en tu camino hacia la sostenibilidad.

VER MASTER CLASS: BIORESIDUOS: FUENTE DE ENERGÍA RENOVABLE Y RENTABLE

Ver Master Class de Bioresiduos

SuscrÍbete

Nuevas Publicaciones