Los desafíos del Sector Hospitalario para ser más sustentables

Posteado el agosto 23, 2022

- 5 minutos de lectura
Escrito por: Eduardo Pinto Páez, Gerente Comercial SCR, Veolia Chile.


En América Latina uno de los principales retos es que las instituciones de salud valoricen, en algún porcentaje, sus residuos hospitalarios, cuya composición es principalmente plástico.

¿QUÉ CONLLEVA ESTE ESCENARIO?

El desafío es complejo, ya que además, los residuos que generan son de origen patológico, citotóxico, cortopunzantes entre otras clasificaciones, que los hacen peligrosos para la salud. El tratamiento de este tipo de desechos está enmarcado en una rígida normativa sanitaria, permitiendo minimizar su impacto ambiental.


En este sentido, la crisis sanitaria ocasionada por la pandemia del COVID-19 jugó un papel relevante al aumentar la cantidad de residuos generados en los centros hospitalarios. Solo en Chile, se estimó que la demanda por el servicio de recolección, tratamiento y disposición final, aumentó al doble en el año 2020.


Esta situación hizo reflexionar al sector de servicios medioambientales, sobre la necesidad de fomentar servicios que aporten a la sustentabilidad de los generadores hospitalarios, como por ejemplo unirse a programas de reciclaje, reutilización o valorización.

 

REUTILIZACIÓN CON SEGURIDAD SANITARIA

En el sector salud, lo desechable es sinónimo de prevención y seguridad para los colaboradores y usuarios. Por lo mismo, ¿Es posible bajar la huella de carbono en los hospitales a través de la disminución del plástico?

La respuesta es positiva. Un ejemplo, es lo que hace 7 años ofrecemos en Veolia a nuestros clientes, grandes generadores de residuos. Se trata del Programa de Reutilización de Contenedores de Cortopunzantes REBOX. Este servicio se desarrolló e implementó con el objetivo de disminuir el envío de contenedores plásticos a rellenos sanitarios, un aporte ambiental considerable para las instituciones de salud que operan en Chile.

El aporte de Rebox en el Sector Salud

En Chile se cuenta con dos plantas de tratamiento de residuos hospitalarios, donde se procesa el contenedor Rebox. ¿Cómo es el proceso de Rebox?

  1. Las máquinas industriales ejecutan automáticamente el vaciado de los residuos cortopunzantes.
  2. El contenedor entra en otro proceso de sanitizado con un lavado a altas temperaturas utilizando detergente trienzimático y cloro.
  3. El proceso finaliza con un secado, para así poder reutilizar el contenedor hasta 600 veces.

220628-blog-rebox-ciclo-01a

En los últimos cinco años hemos evitado enviar a rellenos sanitarios, más de 1.500.000 contenedores plásticos, lo que equivale a dejar de emitir al ambiente más de 650 toneladas de CO2.

Todo este resultado se ha logrado por la confianza que depositan día a día nuestros clientes, los cuales representan 120 centros hospitalarios, que actualmente cuentan con este servicio.

Nos enorgullece poder ser un partner ambiental para estas instituciones de salud y que el servicio brindado les ayude a cumplir las metas medioambientales que el ministerio del medioambiente de Chile establece y así puedan obtener puntos en la Agenda Global para Hospitales Verdes y Saludables.

¡Conoce más en este video!

 

Descarga el E-Book de Residuos Peligrosos:

220823-blog-ebook-residuospeligrosos

SuscrÍbete

Nuevas Publicaciones